relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La primera paja en grupo de los 5





Relato: La primera paja en grupo de los 5

No era la primera vez que subían por esas escaleras de la
casa de Luis, ni la primera tarde de verano que pasaban allí. Pero lo que
ocurriría en su habitación sí sería una novedad.



Mientras los cuatro subían rápidamente por las escaleras,
Luis iba encendiendo la consola. Tenía el último modelo, la envidia de sus
amigos, que tenían que conformarse con jugar en casa de su amigo Luis. Se
acomodaron sobre la cama, y sortearon los turnos por los que jugarían. Los
primeros serían David y Luis, los mayores del grupo. Si Luis era el pijo del
grupo, David era el que mandaba. A sus catorce años, presumía continuamente de
sus ligues y de lo que hacia con ellas. Eran pocos los que le creían, pero eso
él no lo sabía, ni le preocupaba demasiado. Su pelo de punta, y su aro metálico
en la oreja izquierda le hacían el más ligón del grupo. En cambio Luis era un
chico más normalito. Sus ojos verdes le daban un aire infantil que volvía loca a
alguna compañera, pero él se preocupaba más de los libros que de las faldas.



En cuanto acabaron la partida, cogieron los mandos Jaime y
Marcos. Jaime estaba algo rellenito y siempre estaba discutiendo con David o
Luis, que eran los que más se metían con su tripa, y su voz de pito irritaba a
más de uno. Marcos era amigo íntimo de Jaime, pero nuevo en el grupo. Llevaba
algo más de un mes yéndose con ellos, pero hablaba poco con ellos. Físicamente
era antagónico a Jaime, alto, y muy delgado.


Mientras ellos jugaban, David y Luis hablan de chicas con
Carlos. Pronto David empezó a contar sus experiencias con Elena, que incluían
apasionados besos y algún ligero roce por encima de la ropa, pero David lo
exageraba hasta el punto de decirles que estuvieron a punto de acostarse juntos.
Luis no se lo creía mucho, pero el ingenuo de Carlos no paraba de hacerle
preguntas. Carlos tenía doce años, pero podría aparentar alguno menos. Su cuerpo
menudito y su cara llena de pecas le hacían ser aun más aniñado.



El relato de David iba subiendo de tono y poco a poco se
fueron calentando más, hasta que el propio David propuso masturbarse juntos.
Cuando Marcos y Luis quisieron parar el videojuego y dar su opinión, David ya se
había desabrochado el cinturón de sus Levis y luchaba contra sus botones. Marcos
se dio la vuelta y continuo la partida, mientras el resto esperaron a que
alguien diese el paso y acompañara a David. Finalmente, Jaime metió su mano
derecha dentro de su chándal, mientras David empezaba a acariciar lentamente su
rabo. El pequeño Carlos miraba absorto cada uno de sus movimientos, posiblemente
era la primera vez que veía un pene desarrollado. El de David no era demasiado
grande para su edad, estaría cerca de los 14 cm. Al ver que solo Jaime le
acompañaba en su paja, David miró a Luis y le invitó a imitarles. Luis le dijo
que parara mientras iba a buscar unas servilletas. Ingenuamente, Carlos preguntó
para que las necesitaban. Como respuesta obtuvo silencio y alguna risa perdida.



Pasaron dos minutos hasta que Luis apareció de nuevo en la
habitación con unas servilletas, y una cinta de video. Era una película porno.
Eran pocos los que habían visto alguna, tan solo David, y el propio Luis. Para
fastidio de Marcos, Luis apagó la consola sin avisar y colocó la cinta prohibida
en el video. Todos esperaban expectantes a que Luis se apartara del televisor.
Cuando lo hizo, pudieron ver como una chica rubia estaba chupandole un rabo
descomunal a un negro. Rápidamente, David volvió a sujetarse su grueso pene, que
aun mantenía fuera de su pantalón, y empezó a deslizar su mano lentamente por el
tronco. Lo hacia sin prisas, mientras miraba a los demás esperando que alguien
le acompañara. De nuevo fue Jaime quien se llevó la mano a su pantalón, y empezó
a mover su mano dentro de él. Tras un rato moviéndola dentro, decidió sacársela,
y mostró a los demás un pene sin desarrollar de unos 10 centímetros, y con unos
pocos vellos rodeándola. David no pudo evitar una sonrisa de satisfacción cuando
se fijo en él.



Jaime sacó a Marcos de su embelesamiento, preguntándole por
que no se unía. Marcos le miró con cara de extrañado, pero en el fondo deseaba
aliviar su erección. Le daba vergüenza, a fin de cuentas casi no había hablado
con ellos, pero el calentón que la película le había provocado hizo que empezara
a aflojarse los nudos que mantenían sus bermudas rodeando su escuálida cintura.
Tal vez esa paja le serviría para integrarle en el grupo. Tras deshacer los
nudos, bajo el pantalón corto hasta sus rodillas, mostrando un pene que igualaba
el tamaño del de David en longitud, superándolo en grosor. Esta vez la cara de
David mostraba una expresión menos amigable con Marcos. Para evitar enfadarse
aun más, David miró a la película y comenzó a bombear con más fuerza,
provocándose los primeros gemidos. Carlos le miró y soltó una discreta
carcajada.



Luis esperaba el momento de unirse, pero no se atrevía. Nunca
se mostraba desnudo en publico, ni siquiera en las duchas del colegio. Siempre
se duchaba en bañador, provocando las risas de algunos compañeros. Pero esta vez
al fin y al cabo estaba en su casa, y sus amigos también se estaban pajeando.
Tras unos minutos de dudas, Luis se decidió e deslizó su mano dentro de su
pantalón corto. Empezó a acariciarse por encima de su bóxer, para pasar poco
después a agitar repetidamente su caliente palo dentro de él. Lo hacía con
rapidez, quería terminar deprisa.



Mientras tanto, Carlos observaba con curiosidad cada uno de
los movimientos de sus amigos. Había oído hablar de las pajas, pero nunca lo
había intentado, principalmente porque no sabia como se hacían. Pero sus amigos,
sin saberlo, le estaban dando una clase práctica de masturbación. Los rostros de
placer de sus amigos le hicieron animarse y empezó a desabrocharse el pantalón.
Pero pronto se dio cuenta de que su pene estaba mucho menos desarrollado que el
de sus amigos. Aun no tenía un solo pelo, y su pene parecía haber crecido poco a
lo largo de su vida. Pese a su escaso desarrollo, decidió no ser el único que no
se masturbaba en aquella habitación.



El calor aumentaba entre las cuatro paredes, y David se quitó
su camisa lo más deprisa que pudo, dejándola en el suelo. Las gotas de sudor
resbalaban por su pecho, deteniéndose en la hilera de pelillos que acababa en su
ombligo. También Jaime decidió aligerar su vestuario. Dejó su camiseta sobre una
silla, y se quitó por completo el pantalón del chándal, quedándose con tan solo
los slips de animalitos arrugados en sus tobillos. El calor que manaba de
aquellos cuerpos adolescentes provocó que también el tímido Marcos se deshiciera
de su camiseta, dejando al descubierto su delgado y pálido torso.



Ahora los cinco estaban masturbándose, mientras miraban
aquella película y observan a los demás. De fondo se oía la película, algún
ruido de chapoteo, y los gemidos cada vez más enérgicos de David, que aceleraba
el ritmo poco a poco. Su mano subía y bajaba violentamente, haciendo que el
rostro de David se desencajara por momentos. Carlos le miraba, e imitaba con
curiosidad los movimientos de su mano derecha. Sentía un placentero hormigueo
recorriendo su pequeño pene que le incitaba a seguir el sube-baja.



De pronto, David empezó a gemir aun más fuerte, lo que
provocó la mirada de todos. Comenzó a bombear con más fuerza, y su rabo arrancó
a escupir pequeñas ráfagas de caliente semen. Jaime miraba con asombro, ya que
él simplemente soltaba unas gotitas de liquido transparente. Pero la corrida de
David era mucho más abundante, blanca y espesa que la suya y bañaba su pubis y
parte de su abdomen. Sonrió con satisfacción al ver que todos le miraban, y se
levantó de la cama para limpiarse con una servilleta. Mientras que se limpiaba,
Luis aprovechó para quitarse la camiseta y el pantalón corto, quedándose solo
con el bóxer puesto. Debajo de ellos se marcaba un bulto considerable,
posiblemente mayor que el de cualquiera de sus amigos. David echó un vistazo al
paquete de su amigo, y esperó a ver su rabo para poder comparar. Luis, al
sentirse observado, introdujo de nuevo su mano dentro del calzoncillo, y
prosiguió incómodamente su paja. También Carlos observaba el bulto de Luis,
mientras seguía con dos dedos su recién aprendido juego. El tamaño de su pene
solo permitía sujetarlo con un par de dedos, pero eso a Carlos ahora no le
importaba. Poco a poco sentía mas calor, así que decidió quitarse sus calurosos
pantalones y su camiseta de tirantes.



El que parecía que iba a correrse ahora era Luis. Se mordía
el labio inferior y echaba el cuello hacia atrás, al tiempo que gemía
apagadamente. Al sentir cerca el orgasmo, Luis se sacó instintivamente su
calzón, quedándose totalmente desnudo. David comprobó que el pene de Luis era
superior en tamaño al suyo. En realidad era el más grande de todos los amigos.
Pronto empezó a soltar semen, llegando a saltar hasta el pecho de Luis. Hacía
más de una semana que no se masturbaba, y el semen acumulado en sus hinchados
testículos brotó con gran fuerza. Le pidió a David que le acercara una
servilleta, y este aprovechó para echarle una mirada al rabo de su amigo
mientras se la entregaba.



De pronto Carlos sintió como su frágil cuerpo estremecía de
placer y como unas gotitas transparentes salieron de su breve pene. Había
experimentado su primer orgasmo, aunque incompleto sin eyaculación. Recogió
orgulloso su leve corrida con una servilleta, mientras que David y Luis le
miraban.



En cambio, Jaime y Marcos parecían embelesados con la
película. Eran los que faltaban por terminar, y Jaime no parecía que fuera
tardar mucho. Tras un par de minutos, Jaime empezaba a eyacular pequeños chorros
de semen transparente, mientras gemía sonoramente. Los chorrillos cayeron entre
los michelines que se le formaban al sentarse, por lo que tuvo que pedirle Luis
una servilleta para no mancharse aun más.



Ya solo quedaba Marcos, pero este se acariciaba sin ninguna
prisa. Subía y bajaba su mano derecha con tranquilidad, mientras se sujetaba los
testículos fuertemente con la izquierda. Los cuatro amigos observaban sus lentos
movimientos de muñeca, hasta que Marcos se dio cuenta y aceleró brutalmente su
ritmo. Movía su mano con rabia, como si le fuera la vida en ello. Su rabo tardó
poco en contestar y empezó a correrse con fuerza, manchando incluso el suelo.
Necesitó la ayuda de dos servilletas para limpiarse el vientre y otra para el
suelo.



De repente, la puerta de la casa se abrió. Eran los padres de
Luis. Rápidamente este recogió la cinta de video y la escondió bajo el colchón,
al tiempo que David encendía la videoconsola y le arrojaba uno de sus mandos a
Marcos. Se vistieron lo mas deprisa que pudieron y cuando los padres de Luis
entraron a su habitación, encontraron a David y Marcos jugando con la consola, y
al resto charlando tranquilamente sobre la cama. Había sido su primera
experiencia masturbatoria juntos, pero posiblemente no sería la última.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La primera paja en grupo de los 5
Leida: 1043veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos chantaje ala hija de la vesina ricarelato erotico madreporn cubanocomo me follo a mi tiaporno babosarelatos eroticos asiendo la tarea de primaria con mi papamaduras relatosrelato porno incestoporno con roparelato sexocarpintero follandofollando menorsexso cerdasLos 50 ultimos relatoscoños chorreandoorgasmo ricorelatos eroticos climame pillo masturbandomevideos pornos bisesualesgay gorditostodo relatos movilme pillo masturbandomeporbo madurasfolladas eroticasrelato pornoscontrato sumisaama y sumisovideos pornos puritanasfutbolistas peludosporno gay en publicorelatos eroricosfollando relatorelatos le vaje su calsoncitorelatoprimitasuegras follando yernosrelatos eróticos metemela en mi panochita papifollandome a mi vecinaconsoladores gayfotos de maduras gorditastatuajes eroticospenes y coñosmasturbarse pornoporno en las playassexo gratis gordaporno con travestivideos porno de sexo no consentidofollando el fontanerorelatos gays movilcomo me follo a mi tiachochito hinchado de hija relatosembarazadas españolas pornorelatos polla coño. papiporno doloroso analporno gratis eyaculaciones femeninashijas y padres xxxrelatos de hermanasmaduras pajasrelatos gays de incestoejecutivos cachondosfollo con mi tiapollas gordazorras yputasrelatos porno de incestosPorno relato hija pone tu concha con mi concha hacen tijeraduele cuando me desbirgaron pornoporno sin pagarmadres fotos pornomasajistas lesbianasfollando a las vecinasfollando en la graduacionmama quiero follarjuegos porno sadomadura sensualninas cojiendofarmaceutica follandorelatos eroticos habladosmis vecinitasbares nudistas madridnobita follando con shizukasexo en grupo caserolesbianas maduras relatosporno de américatias follando sobrinosrelatos voyerismorelatos eroticos telefonorelatos de sexo en el cinedragon ball gt pornodragonball pornomachos peludos gayszorras yputasfollando a una chica virgenmama hijo indecente relato eroticopelicula porno de poli diaz