relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Ranma





Relato: Ranma

Acababa de llover cuando Ranma salió
de la escuela; levanto su rostro al cielo y procuro esconderse tras de
un árbol para que nadie lo viera transformarse en... Ranma...



Akane se sentía feliz por
aquella lluvia repentina, esa mañana había sido muy calurosa
y su ropa interior se pegaba molestamente a sus partes intimas, igual le
pasaba en casa a Kasumi, quien en casa, acababa de terminar la comida.



Ranma cambio un poco su vestimenta
para que se viera más femenina y para despistar al mismo tiempo
su cambio; se arremango la camisa y la desabotono un poco para amarrar
los extremos, se quito los pantalones y tomó la servilleta hecha
de tela que Kasumi tan gentilmente le pone a su almuerzo escolar (para
trasladarlo mas fácilmente) y se lo ciño a la cintura a modo
de falda.



Aún no dejaba de llover y
Ranma tuvo que salir corriendo para no seguir mojándose más,
cuando por fin llego a casa entró directamente a la cocina; Kasumi
en esos momentos estaba tratando de despegar su ropa interior de su enorme
y bien torneado trasero ignorando que Ranma la observaba.



Se paso de largo sin siquiera decir
nada y Kasumi lo vio por el rabillo del ojo y se sonrojó al pensar
que tal vez la observó, trató de alcanzarlo pero algo en
él la detuvo, aquel intento de falda era nada más y nada
menos que la servilleta de Akane; "Oh, cielos, espero que Akane no
se moleste por haberle puesto a Ranma su servilleta, se la pediré
cuando el termine de cambiarse", pensó ella, y se puso a arreglar
la mesa.



Akane llegó unos instantes
después quejándose para sí misma que tal vez fue mala
idea que lloviera porque su ropa interior se pegaba aún más
a su piel y molestaba peor aún. Saludó a su hermana y pasó
de largo, no le notó el rubor que ostentaban sus mejillas en ese
momento pues Kasumi seguía sintiéndose algo apenada por lo
que vio el muchacho.



En su habitación Ranma seguía
refunfuñando por la maldita lluvia que más que estar fría
estaba helada. Se empezó a desvestir y dejó para el último
la camisa. Al quitarla le llamo la atención la imagen que se reflejaba
en un espejo de mesa: eran dos enormes y torneados senos que los coronaban
unos pezones firmes que se pusieron duros por el efecto del clima.



Se tapó con ambas manos y
se dejó caer al suelo avergonzado por aquella escena que lo perturbó
totalmente. Fue entonces cuando recordó a Kasumi en su sensual y
arduo trabajo de "sacarse el perro" como le decían los
muchachos de por ahí. Como él no usaba ropa interior ajustada
nunca le había pasado eso y se puso a pensar qué se sentía
tener las pantaletas entre las nalguitas.



Tras tener ese pensamiento volvió
a mirar sus senos, los cuales aún tenían gotas de lluvia,
sintió un escalofrío y los vio agitarse levemente de un lado
a otro. Los detuvo con ambas manos y se sonrojó un poco, fue entonces
cuando sintió que fluía algo de su sexo; creyendo que tal
vez se había hecho pipí por el frío tocó aquello
y por curiosidad, lo miró.



Aquella cosa que tenía en
sus dedos era algo transparente y un tanto viscosa, no era pipí
como imaginó.



Temeroso de aquello cerró
las piernas y entrelazó las manos en ellas en señal de reproche
"¿Qué me está pasando?", se dijo. Volvió
a abrir las piernas por y tembloroso volvió a meter los dedos en
la cavidad en forma ligera, estaba muy húmedo ahí y no se
imaginaba por qué. Le entró una enorme curiosidad y decidió
jugar con aquellas cosas que nunca se había atrevido a tocar aunque
ahí las tenía cada vez que se transformaba en Ranma... pero...
con pechos... y esa cosa ahí.



Kasumi se sintió triste porque
su padre salió con la novedad de que tenía unos asuntos que
arreglar y se llevó al papá de Ranma con él, se acordó
también que Nabiki le avisó por la mañana que no iría
a comer y el Maestro Haposai andaba en busca de más tesoros para
su colección. Sólo quedaban Akane y Ranma para probar los
ricos manjares que había preparado tan arduamente ese día.



Akane salió como diablo de
su cuarto directamente a la cocina para hablar con Kasumi. En esos instantes
en el patio, andaba Rioga husmeando como un vil pillo para ver en qué
momento salía Akane y sorprenderla con un beso, traía su
paraguas abierto para no mojarse por la lluvia, pero no contaba con que
Kasumi tiraría en ese instante el agua donde había cocido
los tallarines para ese día y fue a caer directamente a él
como una burla del destino.



Rioga, ahora convertido en Pechan,
salió corriendo y se coló por un estrecho agujero que tenía
una de las paredes del cuarto de Ranma que daba hacia fuera. Ranma aún
seguía frotándose ahí y sentía aquello aunque
extraño pero delicioso. Como estaba muy emocionado no escuchaba
que empezó a gemir y que Pechan lo miraba con ojos de sorpresa.
El cerdito se encaminó sigilosamente a Ranma para mirar más
de cerca lo que estaba haciendo su enemigo. El muchacho se tomó
un pecho y comenzó a pellizcar su hermoso y delicado pezón
con muchas fuerzas, empezó a sudar un poco y se recargó en
la pared para poder hacer mejor lo que empezó. Frotaba especialmente
la parte que tenía entre su monte de Venus y aquello que se sentía
como un "pequeño botón de carne". Ya muy emocionado
y gemido tras gemido su emoción crecía más y su mano
derecha hizo la seña de querer introducir más profundamente
aquellos dedos en su vagina.



Pechan lo miraba y supo lo que significaba
aquello, sí Ranma...con pechos... se mete los dedos así era
probable que su himen se rompiera y dejaría de ser virgen..."Eso
no lo permitiré, si ha de dejar de ser virgen le pasará conmigo...
bueno... cuando no sea yo Pechan..." se dijo al mismo tiempo que se
abalanzó sobre Ranma.



En la cocina Kasumi le explicaba
a Akane que no era su intención haber confundido las servilletas:



Cómo es posible que seas
tan amable con ese papanatas - gritaba Akane.



No sé por qué eres
tan dura con él, Ranma es buena persona... - lo defendía
Kasumi.



¿Ah, sí? Entonces
dime por qué siempre se mete en lo que no le importa, ¡Ya
me tiene harta!. Se pasa el día diciéndome que soy una berrinchuda
y una torpe, y luego tú no sé por qué le pones una
servilleta, come como un puerco y no tiene los suficientes modales como
para darte las gracias por lo que haces por él, además no
puedo estar en el dojo sin que él este criticando mis movimientos,
no sólo él sabe artes marciales...



Eso último no me lo dagas
a mí, ¡díselo a él! - gritó desesperada
Kasumi aventando con fuerza el plato que acababa de secar. De sus ojos
empezaron a brotar una lagrimas descomunales y miraba a Akane con furia.
Ve y díselo a él...



Después de decirle eso Kasumi
le dio la espalda y puso las manos sobre el fregadero sin dejar de llorar.



Cuando Pechan detuvo a Ranma éste
gritó fuertemente del susto que le metió el cerdito y le
dio una patada muy fuerte mandándolo a adornar la pared. Akane acudió
a los gritos. Al llegar encontró a Ranma en el suelo cubriéndose
con la servilleta y al pobre Pechan con la trompita en el suelo.



Akane le gritó muy fuerte
a Ranma pidiéndole una explicación de aquella escena "tan
deplorable". Antes de que él pudiera explicarle algo ella vio
a Pechan en el suelo y se acercó para levantarlo.



-¿ Que fue lo que le hiciste
a mi pobre Pechancito? No te le vuelvas a acercar ¿Me oíste?
¡y dame mi servilleta! ¡aaaaaaaaaa! ¿por qué
estas desnuda? ¡Eres un monstruo! ¡No te quiero volver a ver
en mi vida!.



Se agachó y le dio una cachetada
con todas sus fuerzas para después salir directo a la calle; Ranma
atinó a tocarse la mejilla para aliviar su dolor. Se levantó
y se puso un conjunto de una playera sin mangas y un pantalón corto.
Sintió ganas de llorar pero se contuvo, fue a la cocina y se sentó
a la mesa sin decir ni pío. Kasumi se le acercó y le puso
un plato con los dulces que más le gustaban a Ranma, él la
volteó a mirar y ella estaba con una hermosa y radiante sonrisa.



Anda cómelos, sé que
lo que menos necesitas ahora es comer algo pesado...



Pe-pero tu te esfor... trató
de decir algo pero Kasumi le puso una mano en su boca para callarlo y la
miró, Kasumi tenia un dedo en su boca en señal de que guardara
silencio y le guiño un ojo.



Ranma saboreaba los dulces como
un gran goloso - raro en él J - Kasumi lo miraba gustosa y con esa
gran sonrisa misteriosa que lo inquietaba, dejó un ratito de comer
para verla bien y ella se le acercó para limpiarle delicadamente
con su delantal la parte del rostro que tenía dulce pegado.



Ranma... ¿por qué
tú si agradeces los esfuerzos que hago por mantener contenta a esta
familia?. Tú eres el único que da las gracias...- ella borró
su sonrisa y volvió a llorar.



Porque te lo mereces...no, no llores,
ven, siéntate a mi lado... tú eres buena conmigo mientras
más nadie lo es... y además nadie tendría el valor
de soportar y hacerles todos sus gustos a esta pinche familia.. más
que tú... además ...encima soportas al pendejo de mi padre
y al Maestro Haposai, eres digna de admiración..- la abrazó
y ella se hizo para atrás muy asustada. ¿Qué pasa?
¿Te asusté? Perdóname por favor... no debí
hacerlo..



¡No, es sólo que...
es sólo ¡que nunca me había abrazado un muchacho! Sólo
me había abrazado antes mi padre... ya ves... sólo me la
paso en casa sin salir más que por comestibles y a nada más...
y... es que sentí tan bien... ¡Por favor, Ranma, vuelve a
hacerlo! ¡Hazlo de nuevo!. ¡Hazlo!...



Pero... aún no me he secado
bien..no soy un muchacho...- se miró . ¡No importa! Yo sí
sentí tu verdadero ser ...tu cambio para mi no tiene importancia,
eres el mismo aunque te pase eso...



Ven entonces, Kasumi..- dijo convencido
de las palabras de aquella hermosa mujer que preparaba angelicalmente sus
dulces favoritos y como nadie más.



La abrazó fuertemente y ella
le correspondió con mayor firmeza aún, los pechos de Ranma
y los de ella no dejaban que se sintieran más unidos y con esfuerzos
Kasumi llego al oído de Ranma para susurrarle algo:



Ranma, me duele mucho que Akane
te trate así... en las noches lloro y rezo por ti para que encuentres
pronto la felicidad... y hay algo que quería decirte desde hace
mucho tiempo... tú me gustas... y ...te amo ...- el chico se quedó
helado por la confesión y fue entonces cuando comprendió
las segundas intenciones que tenía Kasumi al tratarlo bien.



"Ella aparte de ser amable
y servicial con todos... me ama..."- se dijo loco de la emoción.



La tomó de la cintura y le
dijo que él sentía lo mismo por ella y se acercó para
besarla en los labios, ella sonrió y se rindió al beso de
Ranma.



Él no sólo se conformó
con besarla, le acarició los senos y metió su mano libre
bajo el faldón buscando la estrecha pantaleta que tanto la estuvo
molestando y la liberó de aquel tormento; cuando encontró
en Kasumi lo que quería tocar, le hizo lo mismo que se había
estado haciendo antes que Pechan lo molestara.



Kasumi sintió delicioso y
quiso gemir pero Ranma la besó para ahogarselo, volvió a
frotarla y ella quiso gemir de nuevo y esta vez la dejó. Fue un
gemido amplio de satisfacción, un sonido que endulzó los
oídos de ambos y se besaron con más pasión.



Kasumi vio cómo le desabrochaba
delicadamente la parte superior de su vestido y le introdujo la mano para
sacar del sostén su contenido. Los saboreó con la punta de
la lengua y luego los chupó empezando por el pezón, luego
los lamió sin dejar una sola parte sin hacerlo.



Ranma vio como ella agitaba sus
pechos por la masturbación de la que quedó presa, cerró
sus ojos y seguía gimiendo, cosa que él aprovechó
para explorar su boca con la lengua y meterle un dedo discretamente en
el ano. Decidió después lamerle la vagina y eso la hizo estremecerse
y le tomó de la cabeza con ganas de abrazarlo de nuevo.



Ranma movía su lengua con
extrema agilidad y degustó el rocío que brotaba de la hermosa
Kasumi; ella seguía con los ojos cerrados y se imaginó a
ambos desnudos y tendidos sobre un lecho hecho totalmente de pétalos
de rosas. Sin embargo, algo rompió su concentración, sintió
que algo que estaba extremadamente duro se abrió paso entre sus
piernas, así como también un pequeño calambre en su
vagina, eso hizo que abriera los ojos.



Ella vio que Ranma la miraba dulcemente
y de él brotó una sonrisa de satisfacción que ella
nunca antes había visto en él, además, Ranma ya no
era Ranma con pechos. Trató de levantarse pero él no la dejó
y se asustó un poco porque no sabía por qué sentía
duro entre las piernas y al tocar el trasero de Ranma lo sentía
desnudo y lo sentía a él muy cerca de ella, demasiado cerca.



Se recostó de nuevo en el
piso y tras una pausa sonrió al comprender que su preciado Ranma
la había penetrado.



Pronto la segunda parte...


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Ranma
Leida: 783veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


mujeres con fontanerosrelato erotico lesbicoprimera vez anal pornoiniciacion al pornohttp://bdlol.ru/relato44709_DEL-ODIO-AL-AMOR-HAY-UN-PASO.htmlporno con sus madresfollando a su amiga borracharelato erotico transexualninas cogiendovecinitas gratisporno de vampirosrelato porno incestopollas de tios madurospaja con amigostrio eroticorelatos sexo gratislesbovampiras relato finalporno travestmaduras oornovideos eroticos en playas nudistasrelatos tranxchat casadas infielesfollar con un transexualrelatos voyerismoporno amigorelato porno trioporno trioasexo anal araberelato cogida en la callerelatos verdaderamente cachindis con imagencornudos morbosostodorelatporno ancianas españolasme coji a mis hijas relatosporno androideRelatos eroticos evangelistas calientesrelatos eroticos gratis mi hermano me espia mi cuarto ya que tiene una cotina como puertarelatos viejos verdeschochos en pomparelatos eroticos de masturbacioncornudos complacientesincetos gratisrelatos de chantajessexo gratis con viejosrelatos eroticos pañalesel marquezerelatos mi cuñadomadre vieja follandofiestas estudiantes pornomatrimonios pornorelatos porno viejasrelato erotico lesbianaspornos babosasfollando chica borrachacuentos de pornoporno maduaspoeno gay gratisrelatos heterosexualespirno gratisfelaciones pornofotos abuelas cachondasrelatos chicos gayshombre sodomizadoviejas masturbadorasincesto con mi hermanarelatos porno contadoscaminoala porno zoofiliaporno árabetias viciosasexperiencias con transexualesrelatos eroticos hijastrostreptease femeninomonjas jodiendorelatos eroticos y pornosporno gratis con babosasclitores enormescine porno lesbicorelatos prono gratisvideos pornos lluvia doradame follaron en el metrorelatos eroticos incesto realnalgadas eroticasrelatos porno gratuitosrelatos porno mi sobrinahistorias cachondastia con sobrino pornohistorias del pornoviejasfolladorasme coji a mi primasexo con bolivianasrelatos porno con primasfolladas a dormidasse folla al electricistalesbianas chupandose el culothe legend of zelda pornoputa de lujo follandofamilia incesto pornotuvios el orgamos juntas las dos relatosrelatos intercambios pareja