relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Entrevista de Trabajo





Relato: Entrevista de Trabajo


Entrevista de Trabajo



por Malachi


La actual situación del
mercado laboral, donde encontrar trabajo se esta haciendo cada vez más difícil,
conlleva, a mi entender, un grave problema con el que los jóvenes nos estamos
encontrando: la aceptación de contratos y una perdida de derechos alarmante.


Pero la sociedad no parece reconocer dicha situación y el
proceso para conseguir el tan ansiado "curro" se convierte en toda una
experiencia, que, en ocasiones sobrepasa los límites de lo normal.


Eso me ocurrió a mi recientemente al acudir a una entrevista
de trabajo con todas las ilusiones puestas en un cargo que creía hecho a mi
medida.


El anuncio pedía jóvenes licenciados en derecho para trabajar
en uno de los despachos más prestigiosos de la ciudad. El sueldo era de quitar
el hipo y la firma ponía a disposición del contratado toda una serie de
ventajas.


Parecía hecho a medida, y me preparé la entrevista a
conciencia, dispuesto a hacerme con el puesto a cualquier precio. La selección
previa había reducido el número de candidatos a diez, y yo estaba entre ellos.


Me puse mi mejor traje, el cual solo había usado en una boda,
y me dispuse a enfrentarme a la prueba más decisiva de mi vida.


Llegué a la empresa de abogados, situada en un prestigioso
barrio en la cual me había citado con un señor llamado Pablo. El tal Pablo,
tendría unos cuarenta años, alto, fuerte, moreno, vestido como un ejecutivo
tipo, con una americana gris y pantalones negros. Me saludo y me hizo sentarme.
La habitación era de reducidas dimensiones y detrás suyo había un enorme espejo
que me hacía sentir incomodo. Comenzó preguntándome mi edad y mis aspiraciones
en la vida y yo fui contestando tranquilamente a todas y cada una de sus
preguntas. Algunas de las preguntas se salían de lo común, pero yo no me
amilané:


- ¿Eres virgen?



No. Ya hace tiempo que deje esa etapa – respondí.


¿Te masturbas habitualmente?


Eh, bueno, lo normal, no? Como todos, supongo.



Pareció contento con las respuestas. De repente se levantó y
levantó el teléfono.



Ahora quiero que hagas exactamente todo lo que te diga.
Quiero ver que tal te comportas en situaciones de tensión.



Avisó a dos personas y les dijo que se incorporaran a la
entrevista.


Entraron dos chicos, a los que me presentaron como Juan y
Luis, dos abogados de la empresa. Juan tendría unos treinta años, y se veía
atlético y bien bronceado. Luis era más bajo y le sobraban algunos kilos.


Juan me dijo que cogiera un acta judicial y la leyera como si
estuviera ante un jurado. Me fui al centro de la habitación y comencé a leer
entornando lo mejor que pude y procurando no exteriorizar mis nervios, los
cuales iban en aumento.


Una vez leí los primeros párrafos me callé ante un gesto de
Pablo.



Muy bien, pero hay poca tensión. Haz lo mismo pero sin
ropa.



Mire directamente hacía los dos abogados, que sonreían
amistosamente. Luis me dijo que no me preocupara, que todos habían tenido que
pasar por lo mismo, pero que el puesto bien merecía algunas concesiones.


Me decidí y comencé a quitarme la ropa, quedándome únicamente
con los slips puestos.


Comencé a leer de nuevo el documento, pero Pablo me
interrumpió de nuevo:



No se si no me he expresado con claridad. Te he pedido que
te desnudaras y aun no lo estas del todo. ¿realmente te ves capacitado para
acceder al puesto?


Por supuesto, contesté yo. Y acto seguido dejé caer mis
calzoncillos hasta los pies, dejando oscilar mi polla, algo encogida por la
situación.


No esta mal – comentó Juan.



Me coloque en medio de nuevo y procurando taparme un poco con
el documento judicial, me lo arrimé lo máximo que puede a mi sexo, lo cual
provocó un inoportuno roce que hizo que mi verga comenzara a engordar. Los ojos
de mis entrevistadores se clavaban en mi sexo y a mis espaldas, Pablo tenía una
perfecta panorámica de mi culo totalmente depilado.


Empecé a leer y dada la situación, no lo hice nada mal,
controlando la tensión y abstrayéndome de lo que estaba sucediendo allí.



Muy bien, lo estas haciendo muy bien. Pero ahora queremos
que te sientes en ese sillón que tienes detrás. Me ordenó Pablo.



Era un sillón de madera muy antiguo. Me senté, aprovechando
la posición para taparme con los folios.



Bien, ahora viene la prueba final. No es fácil, pero si la
superas el puesto es prácticamente tuyo. Has demostrado controlar muy bien los
nervios en situaciones de presión. Quiero que sueltes el acta judicial y me
recites el primer párrafo. Es muy cortito, o sea que esmérate, porque a cada
olvido te supondrá un obstáculo en la prueba, debiendo además empezar de nuevo
y en postura y situaciones diferentes. ¿ Listo? Empieza ya.



Comencé. Tenía gracia. Normalmente he tenido buena memoria
para estudiar, pero esta vez fallé en el tercer renglón.



Debías decir "improcedente" en vez de "inconsecuente".
Tendrá que empezar de nuevo, pero antes sube tus pies al borde del sillón y
colócalos al borde del mismo.



Que horror, pensé. Pero no di muestras de miedo. Estaba muy
cerca de lograr mi objetivo y no iba a rendirme ahora. Separe mis muslos y
piernas, las subí a cada extremo del sofá colocando mis pies en los brazos del
mismo. Creo que ellos debían tener un espectáculo muy excitante, mostrando mis
abultados testículos colgando y mi ano entreabierto. Me sentí humillado y
ridículo, pero continué.


Empecé de nuevo a recitar, pero los nervios me volvieron a
traicionar y vi como Pablo sacó una videocámara del cajón.



¡No!, grite juntando mis piernas y tapándome. Eso si que
no. No estoy dispuesto a que me graben en vídeo.


Vamos a ver – dijo Luis – que a estas alturas dejaba
entrever un bulto de considerables dimensiones entre los pantalones. ¿tu
quieres ser abogado? ¿No es cierto? Pues esto no es más que una cámara,
tranquilo, que estará apagada, es para ver como te comportas bajo presión.



Dicho eso, respiré y me coloqué una vez más en posición, pero
esta vez noté como mi sexo comenzaba a levantarse... no entendía porque pero
esta situación comenzaba a excitarme peligrosamente. Allí mostrando las partes
más intimas de mi anatomia a una grupo de desconocidos. Todo por un trabajo.


Empecé a recitar de memoria de nuevo, con evidentes síntomas
de nerviosismo y la cercanía de la cámara sobre mi pecho provocó un nuevo error.


- Arrimaros aquí – dijo Pablo señalando la el suelo delante
de mi. Luis y Juan se arrodillaron frente a mi sexo, notaba en los muslos la
respiración entrecortada de ambos.


Bien – continuo Pablo – es posible que notes algo ahí abajo
pero te confirmo que como vuelvas a pararte o equivocarte no serás contratado.


Me esperaba cualquier cosa de ellos. Empecé y, no había
acabado la primera frase cuando noté que tenía cuatro manos en mis muslos, a
escasos centímetros de polla erecta y que comenzaba a emitir pequeñas cantidades
de líquido preseminal. Me callaba dos segundos, seguía como podía, hasta que
noté como un par de dedos separaban mis nalgas, abriendo el camino hasta mi
cueva anal. Me callé. Pablo me miró y conseguí continuar recitando. De repente,
entre los dedos que palpaban la entrada a mi ano sentí uno más grueso, me
imagino que del más gordo y empezó a hurgar en mi ano hasta que consiguió
introducirlo por completo. Yo emitía ciertos quejidos, pero continuaba hablando
para no perder el trabajo.


Con la misma mano noté como otro dedo pugnaba por entrar,
mojado en saliva, lo cual alivió en cierta medida el paso hasta mi gruta. Cuando
noté que los dos dedos se introducían hasta el fondo no pude evitar dar un
grito, dado el dolor que me provocaron.



Chico, aquí acabas de arruinar tus proyectos de futuro, me
dijo Pablo, puedes vestirte y marcharte ya.


No, por favor – supliqué – haré lo que queráis pero darme
otra oportunidad.



Entonces Pablo asintió con la cabeza y me dijo que era mi
última oportunidad. Se bajo los pantalones y mostró su verga, bastante más gorda
que la mía y de unos 17 cms. Los otros dos hicieron lo mismo y comenzaron a
desnudarse. Juan tenía un buen cuerpo y una polla totalmente depilada lo cual la
hacía mas grande si cabe. El gordo tenía un barrigón horrible, lleno de pelos y
un mini miembro.



Muy bien – dijo Pablo – ahora de rodillas y ven hacía mi,
quiero ver y oír como recitas cuando tienes un trabajo que hacerme entre los
dientes.



Mi cara estaba pegada a la polla de mi futuro jefe, olía a
polla sudada y cerda. Incluso notaba el calor que irradiaba. Saqué la lengua, ya
no había marcha atrás, y empecé a lamerle los testículos mientras el cerraba los
ojos de placer. Me acerqué hasta el agujero de su culo e introduje mi lengua
entre sus glúteos, saboreado aquel túnel escondido. El me presionó más la cabeza
hacía su ano para notar como entraba más y más adentro mi dolorida lengua.


De repente, Juan le entregó la cámara al gordo, que se estaba
masturbando y no tardé en notar como un miembro durisimo trataba de abrirse
camino entre mis nalgas, quizá deseoso de que le hicieran caso, notaba como sus
testículo me golpeaban los muslos y las nalgas, hasta que acertó y la introdujo
en mi dilatado agujero lentamente. Note como me llenaba de carne caliente hasta
el fondo y lo peor es que yo estaba comenzando a disfrutar, a tenor de la
tremenda erección que tenía en ese momento.



Bueno, ¿recitas o no? – gimió Pablo.



Pretendían que recitara con la excitación que tenía. Empecé
entre lengüetazo y mordisqueo de su glande a recitar tímidamente. Cuando iba
casi por la mitad noté como Juan eyaculaba en mi interior clavándome su polla en
varias sacudidas espasmódicas que me llenaron de leche hasta el estomago.


Se salió de mi interior y dejo su puesto al gordo, que colocó
sus manos en mi cintura y tras acariciarme el culo como un poseso comenzó a
restregarme su glande entre mis nalgas. Noté como intentaba introducirla en mi
agujerito negro, clavándome bruscamente su dura pero afortunadamente pequeña
herramienta. Grité de dolor, pero seguí moviéndome para acelerar su corrida.
Pablo por su parte parecía a punto de correrse, y tras unos espasmos de su
pelvis contra mi rostro soltó un abundante chorro de semen contra mi cara y mi
boca, sin poder yo evitar tragar algo de tan caliente y pastoso líquido blanco.
Cuando ya no podía más noté como el gordo gritaba y me clavaba las uñas en la
espalda mientras se corría a su vez dentro de mi culo, que a estas alturas debía
estar repleto de semen entremezclado de los dos abogados que me había cubierto
sucesivamente.


Me dieron una toalla para que me limpiaran y fueron saliendo
uno tras otro de la habitación.


Cuando Pablo se quedó a solas conmigo sacó de su carpeta un
contrato de trabajo, que tras leer detenidamente firmé.


En la actualidad trabajo en el despacho junto a Pablo y ya he
ganado varios casos en los tribunales, pero lo que más me gusta es el momento en
que llevamos a cabo entrevistas para incorporar a nuevo personal.


Así, que, si alguien busca trabajo, estaré encantado de
entrevistarle...




Sugerencias, opiniones y proposiciones indecentes a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 7.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Entrevista de Trabajo
Leida: 705veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno con tangami cu 0Š9ada calientetetorras fotosamables pornorelatos eróticos con mi paparelatos eroticos me desvirgo a los 8mujeres penetradascortos pornosfollando con su vecinalupita follandoelefante pornocastigados fotos pornowww.relatos de insatisfechas que gritan groserias cuando las cojenrelatos eroticos cochinaditasporno transxesualrelatos eroticos mi madre y mi hermana son mis dos cielosporno con viejatailandia pornRelato porno mi esposo me obligo a salir desnudaporno en una sala de cinerelatos muy zorrasfamilia nudista fotosrelatos porno con mi suegrame folle a mi mamagays morbososrelatos de triosexo porno travestifollando dormidas123 amaterdespedida de solteras pornmachos peludos gayscuarentona calientemasturbacion en directorelatos inciestogay camioneroesposa cornamenta porno relatomisrelatosporno trallax 1relatos pornos españolesfollando en cineenfermera se folla a su pacienterelatos miderno de esposas eroticassadomaso pornoporno gay en los bañosme folle a mi madre dormidaminifalda sin bragasorgia en venezuelaporno pajas hombrespeliculas porno medievalesrelatos breves de sexosexo gay camionerosgay gorditoslesbiana culoquiero follarme a mi hijomama borrachahistorias sexo duroexperiencias con travestisporno orgias familiaresdespedida de soltero pornochat erotico.comtetudas guarrassexo gratis fontanerome pillo masturbandomemiss nudistapoya enormeporno gratis inglessexo muy madurasporno cornudasrelatoos eroticosreñatos pornogorda enormerelatos de nuerasviejas follando en el campocachondas perdidasorgias de swingermujeres follando con ponymadres porncuentos gaysrelatos de panochitas sin vellosporno mi suegrafollada campofollando a un transexualmejor relato eroticobragas empapadasrelatos experiencias sexualespaquete pornorelatos sexuales sobrina vergudaporno frances gaycuentos cornudosrelatos adultos cortostetotas fotossan fermin eroticochicas pequeñas pornoabuelo folla joven