relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sin límites





Relato: Sin límites

Hola, mi apodo es recolector, y
soy un escritor distinto a los que estáis acostumbrados. De hecho
no soy escritor, me dedico a ir por todo mi país, (España),
recolectando relatos escritos por sus protagonistas. Los relatos que yo
ofrezco son escritos por sus protagonistas, yo sólo les aconsejo
para que todos tengan un estilo parecido. Todos mis relatos tienen algo
en común, son completamente reales y escritos por sus auténticos
protagonistas. Observaréis que muchos de ellos tratan de violaciones
ya que es un tema que me gusta mucho. Si a alguien no le gusta el tema
por favor que se abstenga de leerlos ya que algunos de los relatos son
bastante fuertes.




El relato que hoy os ofrezco es
totalmente real, como todos mis relatos, y como todos mis relatos también
es algo fuerte.



Hola, mi nombre es Sergio, y voy
a contaros algo que me sucedió el pasado verano, tal y como sucedió
y con el mayor número de detalles para que disfrutéis del
relato.



Ahora mismo tengo 17 años
y vivo con mi madre y mi hermana en Barcelona, (mis padres están
separados). El relato trata sobre mi hermana y yo, y para empezar voy a
definiros detalladamente cómo es ella.



Mi hermana y yo somos hermanos gemelos.
Tengo que deciros que ella está buenísima, casi inmejorable,
y que a sus 17 años está completamente desarrollada. Sus
medidas son 93-60-90, es castaña con el pelo por los hombros, tiene
unos impresionantes pechos, grandes pero duros y muy bien puestos, una
cintura delgada, un increíble culo bien duro y unas preciosas piernas.
Realmente es impresionante, os lo puedo jurar, además es muy guapa
de cara.



Siempre he tenido una buena relación
con mi hermana, aunque debo confesar que ya desde pequeños he notado
una extraña atracción por ella, muy fuerte, pero al ser mi
hermana siempre he intentado no pensar mucho en el tema, y me he contenido
de hacer nada. He procurado siempre convencerme a mí mismo de que
estaba mal cualquier mal pensamiento sobre mi hermana.



Recuerdo que un día especialmente
caluroso estábamos mi hermana y yo sentados en el sofá mirando
la televisión. Yo llevaba sólo un bañador, como suelo
ir en verano, y ella llevaba un ajustadísimo top de tirantes que
dejaba al descubierto su obligo y donde se marcaban sus duros pezones,
(no llevaba sujetador), y una minifalda cortísima y abierta. Llevaba
un tiempo mirándola de reojo, y no podía evitar pensar en
lo buena que estaba, aunque intentaba pensar en otra cosa.



Entonces mi hermana acomodándose
en el sofá se puso en una posición que dejaba claramente
a la vista sus finas braguitas. No pude evitar mirar por la abertura de
aquella minifalda, y aun menos excitarme con aquella panorámica.
Intentaba apartar la vista de allí, pero no podía y mi polla
se puso dura como una auténtica piedra. Mi hermana seguía
allí sin enterarse de nada, y yo tenía una erección
tan grande que se notaba un gran bulto en mi bañador. Sin embargo
ella no se dio cuenta.



Por primera vez aquel día
yo me había excitado muchísimo con mi hermana, y a partir
de entonces empecé a obsesionarme con ella.



En otra ocasión eran sobre
las 12:30 de la noche. Mi hermana y yo estábamos de nuevo mirando
la televisión en el sofá antes de irnos a dormir ya que ninguno
de los dos salíamos. Llevábamos la misma ropa con la que
pensábamos ir a la cama (ya que los veranos en Barcelona son muy
calurosos). Yo llevaba sólo unos calzoncillos y ella una ajustadísima
y diminuta camisetita y un finísimo tanga. Fue pasando el rato y
la verdad es que yo ni me estaba fijando en mi hermana, hasta que no sé
ni cómo, acomodándonos los dos acabó mi hermana encima
mío, con su culo justo encima de mi miembro.



Al principio ni me di cuenta, pero
de repente mi polla reaccionó, y se puso completamente erecta. Con
su culo encima no me pude controlar, y tuve un increíble erección.
La erección fue tan grande que estoy seguro de que mi hermana la
notó, pero sin embargo por alguna razón ella no me dijo ni
hizo nada. Pero finalmente mi miembro estaba tan erecto que ella incluso
estaba incómoda porque no sabía cómo sentarse. Intentaba
acomodarse pero con mi polla como un palo era imposible. Yo estaba excitadísimo,
y también avergonzado por lo que estaba pasando, así que
me controlé como pude. Finalmente ella muy hábil me dio un
beso de buenas noches y se fue a dormir. Me estaba dando cuenta de que
mi hermana cada vez me excitaba más, hasta el punto de obsesionarme,
pero por otro lado me intentaba convencer a mí mismo de que eso
estaba mal, y que en el fondo era mi hermana, familia mía.



A partir de ese momento aproveché
cualquier momento para sobarla o meterle mano, o para verla en alguna situación
comprometida, pero de una manera muy disimulada porque no quería
que ella se diese cuenta de ninguna manera. Aprovechaba cualquier abrazo
para meterle mano, la espiaba cuando se duchaba, entraba en su habitación
cuando estaba cambiándose con cualquier excusa etc...



Pero finalmente no pude evitarlo
más...



Un día estábamos los
dos tomando el sol en el jardín. Yo llevaba sólo un bañador,
y ella llevaba puesto un diminuto bikini, uno de esos que consiste en un
tanga en la parte inferior y la parte de arriba consistía en dos
pequeñísimos triangulitos que casi no lograban taparla y
unidos por unas finísimas tiras de tela. Mi hermana estaba increíble
aquella mañana, irresistible. Al poco rato yo ya tenía una
visible erección algo ocultada por el bañador, y eso con
sólo mirarla de reojo. Yo intentaba controlarme, pero no pude. Disimuladamente,
haciendo ver que le quería hacer cosquillas, conseguí que
ella se pusiera encima mío y nos acomodamos. Volvía a tener
su culo encima de mi erectísima polla, y esta vez no iba a poder
controlarme. Al poco rato puse disimuladamente mis manos sobre sus pechos,
y disimuladamente comencé a acariciárselos suavemente. Supongo
que ella se dio cuenta de inmediato pero por vergüenza o por miedo
a equivocarse no me dijo nada. Yo seguí acariciándole los
pechos con las dos manos, cada vez de una manera más descarada,
y ella seguía haciendo como si nada. Seguí acariciándoselos
cada vez más excitado y más rápido y ella suspiraba
profundamente pero no se atrevía a decir nada. Entonces adentré
mis manos por dentro de su bikini y comencé a acariciar sus tetas
sin ropa por el medio. Seguí así un rato sin creer lo que
estaba haciendo, hasta que finalmente ella me quitó disimuladamente
mis manos de allí y se puso bien el bikini. Yo seguía excitadísimo
y no podía parar, así que llevé una de mis manos hasta
su coñito y comencé a acariciárselo por encima del
bikini. Se lo acariciaba cada vez más excitado y ya no disimulaba
en absoluto. Finalmente introduje mi mano por dentro de su tanga, y conseguí
acariciarle su desnudo sexo sin ropa por el medio, pero enseguida ella
me sacó bruscamente la mano, y se fue de allí. Pensé
que se habría enfadado por aquello, pero sin embargo me siguió
tratando con total naturalidad.



Yo a partir de aquel día
ya no disimulaba demasiado, y aprovechaba cualquier ocasión para
meterle mano con bastante descaro, pero ella conseguía librarse
de mí con gran maestría.



En otra ocasión estábamos
ella y yo como muchas noches mirando la televisión antes de irnos
a dormir. Yo llevaba sólo unos calzoncillos y ella un bikini con
una camiseta por encima medio transparente. Como ya era habitual yo estaba
excitadísimo con tan sólo mirarla. Estábamos en el
sofá uno al lado del otro. No sabía qué hacer para
llamar la atención de mi hermana, así que esta vez fui a
por todas. Me bajé el bañador hasta las rodillas, dejando
libre mi polla erecta y le dije: -Hermanita hazme una paja-. Ella hizo
como si no hubiese oído nada. Yo insistí: -Vamos tía
hazme una paja, ¿qué te cuesta? Ella siguió ignorándome.
Finalmente le cogí su mano y empecé a restregarla por mi
polla mientras le decía: -Vamos hermanita que sé que te mueres
de ganas-. Ella se puso muy nerviosa y comenzó a forcejear conmigo
mientras me decía: -¿Pero qué estas haciendo? suéltame
inmediatamente-. Yo seguí restregando su mano por mi erecto miembro
hasta que finalmente de un tirón consiguió librarse y se
fue rápidamente a la habitación.



A partir de entonces yo ya no disimulé
más lo que sentía por ella, lo mucho que me excitaba, pero
ella conseguía librarse hábilmente de mis acosos, sin entrar
nunca en un enfrentamiento. Cada vez iba más a saco, aprovechaba
cualquier ocasión para meterle mano descaradamente, la espiaba,
etc...



Un día que ella estaba duchándose
entré en el cuarto de baño. Estaba yo desnudo, excitadísimo,
y entré en la ducha con ella. Ella también estaba completamente
desnuda, con medio cuerpo enjabonado. Dios qué buena estaba la zorra,
era increíble, nunca la había visto completamente desnuda
tan cerca de mí, era como una diosa creada para follar y yo no estaba
dispuesto a no hacerlo por mucho que fuese mi hermana. Ella me miró
sorprendida y algo asustada, pero yo enseguida la dejé entre la
pared y mi cuerpo, inmovilizándola, y comencé a meterle mano
excitadísimo. Ella enseguida intentó librarse de mí.
-¿Pero qué haces? suéltame, ¿no ves que soy
tu hermana?-. Yo no le hice ningún caso y seguí metiéndole
mano sin parar, le sobaba las tetas y el coño sin parar mientras
le besaba el cuello, y ella aunque lo intentaba no podía librarse
de mí. Seguí sobándola, con una mano le acariciaba
y sobaba los pechos y con otra no paraba de sobarle su delicioso coñito.
Ella seguía forcejeando conmigo sin obtener resultado. Yo estaba
excitadísimo, con la polla a punto de reventar, miraba a mi hermana
y era como una diosa. Finalmente ella consiguió librarse de mí
de un fuerte empujón, y se fue rápidamente del baño
sin mediar palabra.



Yo ya no sabía qué
hacer con mi hermana, por una parte ella no se enfadaba demasiado con mi
acoso, pero por otra parte no me daba pie a nada.



Recuerdo una mañana, había
estado toda la noche pensando en mi hermana y soñando con ella,
y me levanté excitadísimo. Mi madre había ido a la
playa a primera hora, y mi hermana estaba a punto de ir para allá.
Esa mañana decidí que mi hermana no se podía ir de
casa sin que yo la tomase. Me desnudé por completo, dejando al descubierto
mi increíble erección, y fui directo a la habitación
de mi hermana. Ella llevaba puesto un bikini increíble, pequeñísimo
y súper sexy. En cuanto me vio hizo cara de asustada, como si ya
se supusiese a qué venía. Yo inmediatamente me abalancé
sobre ella y la tiré a la cama, y a continuación me tiré
encima suyo. Ella enseguida me empezó a suplicar que la dejase en
paz, pero yo comencé a besarla y a tocarla sin parar.



Comencé a meterle mano excitadísimo,
como nunca lo había estado, de manera casi agresiva. Le tocaba las
tetas, la besaba, le acariciaba el coño... Ella siguió suplicándome
que la dejase en paz, e intentaba sacarme de encima suyo, pero no podía
de ninguna forma. Seguí metiéndole mano sin parar, y ella
siguió pidiéndome que la dejase en paz. ya empezaba a estar
enojada, pero yo ni la oía de lo excitada que estaba.



Prácticamente le arranqué
la parte de arriba del bikini, dejando sus deliciosas tetas al descubierto,
y comencé a sobárselas y mordisqueárselas. Ella se
enfadó ya en serio, y comenzó a forcejear conmigo con todas
sus fuerzas, pero yo la tenía totalmente inmovilizada.



-Para de una vez, déjame
en paz, ¿te has vuelto loco?-. Ella me gritaba cosas como esa, pero
yo no le hacía ni caso y seguía sobándola a mi antojo.
Finalmente le quité como pude el tanga, dejando al descubierto su
coñito, y comencé a sobárselo al igual que sus tetas.
Ella seguía resistiéndose pero le era imposible, y justo
cuando coloqué mi erectísimo miembro delante de su desprotegido
coño se libró de mí y corrió hacia la puerta.
Yo muy ágil corrí detrás de ella y le impedí
salir de la habitación, y entonces la inmovilicé contra la
pared y seguí sobándola (ella estaba entre la pared y mi
cuerpo). Seguí sobándola un rato mientras le decía:
-Tengo que follarte hermanita, estás demasiado buena-. Ella siguió
forcejeando conmigo e intentándome convencer de que la dejase en
paz, pero era inútil. Cuando me dispuse a penetrarla de una vez,
ella sin mediar palabra me agarré el miembro, y comenzó a
cascarme una increíble paja. -Ahhhhhh, ohhhhhhhh, ahhhhhhhh, ahhhhhhh-.
Ella siguió masturbándome mientras yo le agarraba fuertemente
los pechos y seguía sobándola como podía. -Ahhhhh,
mmmmm ohhhh, ohhhhhhh, ohhhhhh-. Finalmente no aguanté más
y descargué toda mi leche calentita. Ella aprovechó ese momento
para salir rápidamente de la habitación.



Por fin mi hermana me había
hecho algo de connotación sexual, pensé que nunca me daría
pie a nada. Fue realmente la mejor paja que me han hecho nunca. No la vi
más en todo el día, pero estuve esperando excitado a que
volviese por la noche para terminar lo que había empezado.



Llegó sobre las 12:45, supongo
que pensaba que yo ya estaría durmiendo, pero se equivocaba...



Se fue directa a su cuarto, y yo
entré justo cuando estaba cambiándose. En el momento que
entré llevaba unos pantalones arrampadísimos y arriba no
llevaba nada porque se disponía a cambiarse. Fui por detrás
suyo, pegué mi cuerpo al suyo, (sólo llevaba unos calzoncillos),
notaba su culo pegado a mi polla, y le agarré los pechos con fuerza.
Ella hizo un gemido de sorpresa, y yo comencé a sobarle de nuevo
las tetas. Pensé que aquella noche podría beneficiarme a
mi hermana, pero me volví a equivocar. Ella enseguida se dio la
vuelta y me dio un fuerte empujón, y me dijo: -¡¡¡Déjame
en paz de una vez!!!- En ese momento me quedé súper sorprendido,
y inmediatamente me abalancé sobre ella, la tiré contra la
cama, y me eché encima suyo. Empecé a sobarla y besarla de
nuevo, y ella se resistía con todas sus fuerzas, casi podía
conmigo. Yo seguía metiéndole mano mientras le decía:
-¿Pero qué te pasa? ¡¡¡si antes me has
hecho una paja calienta pollas!!!-. Seguí sobándola hasta
que me dijo: -¡¡¡Te la he hecho para que me dejaras en
paz!!! En ese momento, y visto que no podía con ella, decidí
irme a dormir pasando de ella.



Estuve toda la noche cabreado por
lo que había pasado, y decidí que tenía que tirarme
a mi hermana fuese como fuese. Lo malo es que el día siguiente mi
madre iba a estar todo el día en casa, pero al final decidí
que me daba igual, incluso que utilizaría eso en mi favor.



Me levanté a las 7:00 de
la mañana más o menos. Tanto mi madre como mi hermana dormían.
Me desnudé por completo, y entré sigilosamente en la habitación
de mi hermana. Ella dormía destapada debido al calor, llevaba puesto
tan sólo un camisón, con un impresionante escote y cortísmo.
Sólo verla se me puso tiesa. Me eché encima de ella inmovilizándola,
ella enseguida abrió los ojos e intentó gritar, pero le tapé
la boca con mi mano y le dije: - Shhhhhhtttttttt, ahora voy a hacerte lo
que quiera, y no intentes gritar porque como mamá se entere le diré
que me has provocado y que eres una zorra-. Mi hermana empezó a
intentar sacarme de encima suyo pero esta vez la tenía bien inmovilizada,
y aunque me suplicaba que la dejase en paz no hacía en voz baja,
supongo que por vergüenza a que mi madre se enterase. Comencé
a meterle mano salvajemente, más que anteriormente, mientras ella
se quejaba e intentaba golpearme. Seguí sobándole y besándole,
hasta que dejé sus pechos al descubierto y comencé a mordisqueárselos
y sobárselos excitadísimo. Ella ya casi no tenía fuerzas
ni para resistirse, y yo seguí sobándola a mi antojo. Finalmente
le subí el camisón hasta el vientre, dejando libre su precioso
coñito, puse mi polla delante de su coño y la penetré
de un fuertísimo empujón. Los dos gemimos con fuerza, aunque
moderándonos para que no se despertase mi madre, y seguí
penetrándola cada vez con más fuerza.



-Ahhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh,
mmmmmmmmm, ahhhhhhhhhhh, mmmm-.



Seguí penetrándola
con fuerza mientras le agarraba con fuerza las tetas, metía y sacaba
mi polla cada vez más rápido.



-Ahhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhh,
ohhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhh, ohhhh-.



Seguí sobándola y
follándola con violencia mientras gemíamos, hasta que finalmente
no pude aguantarlo más y descargué toda mi leche caliente
dentro suyo alcanzando un increíble orgasmo.



-Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhhh,
oohhhhhhhh, ohhhhhhhhh, ohhhhhh-.



Estuvimos los dos descansando en
la cama un rato, supongo que ella pensaba que ya la iba a dejar en paz,
pero no, al rato mi miembro volvía a estar erectísimo, así
que le di la vuelta a mi hermana que ya no podía ni resistirse dejando
su culo delante mío, y después de toquetearla un ratito coloqué
mi polla en la entrada de su culo. Ella enseguida que se dio cuenta de
lo que quería hacer intentó escaparse de nuevo y volvió
a suplicarla que la dejase en paz, pero era inútil. Enseguida la
penetré con fuerza, notando cómo se abría su virginal
culo.



-Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhhhhh,
ohhhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhh-.



Los dos gemíamos con fuerza,
ella de puro dolor y yo del increíble gusto que sentía. -Ahhhhhhh,
ohhhhhh, ahhhhh, ohhhhh-.



Seguí penetrándola
con fuerza un rato, sin dejar de sobarla ni un rincón de su cuerpo.
-Ahhhhhhh, ohhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhh, mmmmmmmmm-.



Finalmente no pude aguantar más,
y descargué mi semen por segunda vez en su delicioso culo llegando
al último y más fuerte orgasmo.



-Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhhhhh,
ahhhhhhhhhhhhhhhh, ohhhhhhhhhhhhh-.



Después de eso le advertí
a mi hermana que mejor no le dijera a nadie lo que había pasado,
que si no lo hacía la dejaría en paz, y me fui a mi cuarto.



Yo me arrepiento de lo que hice,
incluso le pedí perdón, pero no lo pude evitar, además
reconozco que me sigo excitando muchísimo con mi hermana, aunque
nunca he vuelto a follármela, pero si a meterle mano.



Cualquier cosa que quieran comentarle
al autor escriban aquí y yo me comprometo a hacerle llegar todos
los comentarios.



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



RECOLECTOR


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 5.50


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Sin límites
Leida: 1810veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


pornografia geyfollandola.comgitano pornorelatos movilpormo gratisabuelos folladoresfeas cojiendofollando con mi hermano gaycuentos heroticosporno en san ferminmasajes orientales pornoenanas sexoporno de grandes tetasporno con masajistacasadas infieles pornoquitando virginidadchocho y tetasrelatos de sexo madre hijomadura sexo con jovenbiejas guarrasblanca nieves y los siete enanitos pornoabuelas muy putas follandomujeres pilladas en probadoresporno zoofiliasfollando con una viudarelatos porbozoofilica xxxcolegiala follando con su padrefollando papaestoy muy cachondagitana folladotias buenísimasvioladas pornorelatos sexualzoofilia con perros relatos como hice que me abotonan dos perros a la vezchicas follando con papavideos eriticos gratiszorras.pedesconocidos follandorelatos porno con mi suegrovideos porno gratis abuelas y nietosprincesas disney eroticaschat lésbicoabuelas con chochos peludosincesto maduras pornorelatos x** papitofollar gitanasfollando a la campesinafiestas de solteras pornoosos maduros zulianosfotos porno triosfotos porno de tioscuernos consentidosmujeres gitanas follandomis relatos pornnarraciones de sexochupada de penepelículas porno con perrosrelatos eróticos de incestovegeta y bulma follandorelatos eroticos taxiporno de gaisflaca peludatravesti follando con mujeresabuela follando nietociber sumisarelatos eroticos duchalesbicos madurasprimera vez anal dolorosorrelatos porno sexo con mi cuñada Marleneporno relatos cornudosporno español fiestasrelatos muy cachondosrelato erotico abrete el culo para revisarte putahermanita xxxpornno maduraschat chueca madurosrompeme el coñomadres con grandes tetasfollando con el curahistorias reales eroticasfollando con el curami nena preferida relatos eroticosporno gay entre madurossexo en grupo caserobuscador de relatos porno