webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Mediodia con mi abuelo



Relato: Mediodia con mi abuelo

Mediodía con el abuelo


Me llamo Rúben, soy uruguayo pero hace alrededor de 9 años
que resido en argentina, específicamente en capital federal, por cuestiones
laborales. Esta historia data de un recuerdo que nunca se apartará de mi mente y
que constituyó mi única experiencia homosexual hasta la fecha.


Cargaba con tan solo 17 años y un sin número de preguntas y
nuevos mundos se iban abriendo en el campo de la sexualidad. Las primeras
salidas con chicas, los primeros besos y como consecuencia de todo, el primer
contacto sexual.


Una viernes de mañana me encontraba en casa de mis abuelos,
porque acostumbraba a cortar el césped y podar un poco el jardín, para que el
fin de semana (día de visitas) luzca impecable. A parte de todo esto, también
cosechaba algo de dinero que ayudaba en las salidas de la noche con mis amigos o
con alguna novia.


Era uno de esos días de muchísimo calor por lo que yo estaba
sin remera y con el cuerpo todo sudado. En esas épocas lo tenía ejercitado y con
buenos abdominales, algo ya casi imposible en la actualidad. Mi abuelo de 67
años, era descendiente de italianos y como buen tano tenía una barriga bastante
pronunciada, manos grandes, algo de barba y con bastante pelo en pecho.
Trabajaba de camionero a larga distancia por lo que muy pocas veces se
encontraba en su casa los días hábiles de la semana. Mi abuela tampoco estaba en
casa a la mañana porque trabajaba en un taller de ropa como modista.


Ese día por casualidad o destino, vaya a saber uno el porque,
mi abuelo aparco el camión a la entrada trasera de la casa, justo enfrente del
jardín donde estaba trabajando hacía algunos minutos. Se bajó y se dirigió al
galpón donde guardó un par de herramientas. Todos esos movimientos no los divisé
pero, después con el pasar del tiempo, los imaginé partiendo de las pocas
imágenes que había registrado, pues no le había dado gran importancia.


Hasta ese día, con honestidad lo digo, nunca me había fijado
en un hombre ni se me hubiese ocurrido nada parecido a lo que iba a suceder
luego. La casa se dividía en dos partes y cerca del galpón había un viejo baño
que utilizaban más que nada para sacarse la mugre más gruesa, como decía mi
abuela, y los restos de grasa de motor, para luego pasar al baño de la casa.


Mi abuelo se dirigió al baño para asearse pero por desgracia
(o fortuna) no había jabón por lo que me gritó desde el portón para que busque
uno en el depósito. Fui al trote y seleccioné un pan de jabón blanco (para
ropa). Al acercarme a la ducha comprobé que el portón estaba semiabierto y el se
había quitado toda la ropa. En primera instancia lo primero que me causó verlo
desnudo fue gracia y una leve sonrisa se dibujó en mi cara. Claro, si estaba de
espaldas y uno muchas colas puede imaginarse y hasta puede que no se le de
demasiada importancia, pero al girarse hacia mí por completo dejando ver todo su
miembro sin ningún pudor fue algo que me impactó de lleno y creo que mi abuelo
se percató desde un principio de la situación.


Al alcanzar el jabón, mis ojos no podían hacer otra cosa que
examinar todo ese cuerpo tratando de no ser tan obvio en mis intenciones. De
nada sirvió porque por algo la edad trae aparejado muchas cosas y mi abuelo
desde el comienzo había observado mi curiosidad. En vez de alcanzar el jabón,
tomó mi mano y me empujó de lleno bajo la lluvia fría tomándome por sorpresa.
Riéndose me dijo que estaba transpirado y necesitaba un buen baño para relajarme
un poco. El se acercó despacio mientras yo estaba petrificado admirando de reojo
sus facciones. Tenia muy buenas piernas, grandes y bien definidas. La barriga
era


muy pronunciada cubierta por una intensa mata de pelos que al
llegar al pecho se volvían grises. Su pene era enorme o al menos así me pareció
al principio y estaba decorado con un intenso monte que se conectaba con la
pelambre del resto del cuerpo. Tenía tetas grandes y en esos días una barba de
unas dos semanas que cubria gran parte de su cara.

Llegó hasta mí y sin dudarlo me tomó de la mano y retiró el jabón que todavía
esta en mi poder. Comenzó a pasarlo por su pecho pero no dejaba de mirarme
fijamente a los ojos. Hasta que su voz cortó el éxtasis que en esos momentos
corría por mi cabeza. – Rúben, no te vas a quitar los pantalones o te bañas
siempre vestido - . Esas palabras sonaron, a mi parecer, como una invitación a
algo que para mí era impensado hasta el momento; bañarme desnudo con mi abuelo a
tan solo diez centímetros uno del otro. Giré y traté de no ser tan evidente por
lo que me quité el pantalón de costado ya que si me colocaba en cuclillas no
tenía muchas opciones, o quedaba delante de su miembro o si era al revés, mi
cola quedaba delante de su pene, que en esos momentos parecía tomar forma o por
lo menos había abandonado la anterior.


Me incorporé pero estaba muy tieso, no hablaba y era señal
que algo raro me sucedía. Mi abuelo se percató de la situación y tomando el
jabón comenzó a pasarlo por mi espalda con le excusa de que siempre era difícil
llegar ahí. Comenzó cerca de los hombros pero fue bajando de apoco, dando giros
concéntricos para llegar muy cerca de mi cola, casi hasta la entrada. En ese
momento en verdad yo estaba muy excitado y mi pene demostraba mi situación creo
que a veinte mil leguas de distancia. Su trabajo no finalizó ahí y continuó por
mis nalgas, pasando muy suavemente el jabón. En esos momentos no deseaba otra
cosa que la posibilidad de sentir su mano sobando mi cola, por lo que
inconscientemente me incliné levemente hacia delante indicando el nuevo destino.


Mi abuelo entendió el mensaje y suavemente con la punta del
jabón comenzó a recorrer la raya de mi cola. Luego se detuvo y al mirar de reojo
comprobé que se enjabonaba su mano para continuar el trabajo más de cerca. Sentí
sus inmensos dedos que se adentraban abriendo paso entre mis cachas y reparé
cuando el índice hacia más presión que en cualquier otro caso en los que uno se
lava normalmente el trasero. Con el dedo comenzó a bombear y mis ojos
instintivamente se cerraron para absorber todo el placer que esto traía
aparejado. No se cuando duró, pero si se cuando finalizó pues de forma
imprevista retiró la mano bruscamente para tomarme de la cintura. Me aferró y de
un tirón me acercó a su cuerpo. El contacto fue algo increíble y una sensación
que todavía tengo grabada a fuego en mi cabeza. Su polla impactó directamente en
mi cola y su barriga hacia presión en mi espalda por lo que me obligó
inmediatamente a arquearme hacia delante.


Comenzó un suave balanceo ascendente donde yo solo atiné a
entreabrir más mis piernas. Sentía su pene erecto, tremendamente grande y la
fuerza y rudeza con que me tomaba me erotizaba aún mas. Me tomó del cabello y me
giró rápidamente para dejarme justo frente a su obelisco a punto de estallar.
Con su mano dirigió mi cabeza hacia el mientras que yo no oponía resistencia
alguna. Como podría explicar la sensación que tuve al tener el primer contacto
con ese miembro. Sentirlo caliente y apunto de estallar me llevó a tomarlo con
mi boca como mejor me salió en el momento, saborearlo y con la otra mano tomé
los inmensos huevos que decoraban el manjar. Succione tan solo un par de veces y
mi abuelo se tensó y estalló en mi boca que no me dejó apartar con la presión de
su mano sobre mi cabeza. Al principio no trague su semen pero después, con la
saliva que había en mi interior y el poco espacio que dejaba libre la polla de
mi abuelo estuve obligado a tragarlo porque comencé ahogarme rápidamente. Su
mano cedió y me separé aún con restos de semen colgando de mi boca.


En todo ese proceso no lo miré a los ojos, por alguna razón
me aterraba comprobar lo que en realidad estaba sucediendo. Solo imaginé y aún
imagino su expresión a lo largo de la faena y es algo que todavía me sigue
excitando. Me recosté a la pared con la cabeza gacha, hasta que su mano tocó mi
hombro y me obligó a incorporarme. Me extendió su mano para ayudarme a levantar
y cuando estuve parado se dirigió a mi pene y comenzó a menearlo rápidamente, me
giró y me puso de espaldas a el y se acercó de nuevo para tomar contacto. Su
polla ya había perdido forma pero la posición y todo el erotismo que eso
generaba en mí, me originó una de las corridas mas grandes que tuve a lo largo
de mi vida. Continúo meneándola y luego se llevó los restos de semen que
quedaban en su mano hasta su boca, como sellando un pacto entre abuelo y nieto.
Me giró y me besó suavemente en la boca y con suaves palabras me dijo, - Esto
queda entre nosotros dos, es nuestro secreto, nada más que de nosotros - . Se
giró terminó de enjuagarse y tomó la ropa que estaban el perchero improvisado,
se vistió y se dirigió a la casa para esperar la comida, porque ya era
mediodía...


Bien, esto fue una de las cosas más fuertes que me ocurrió a
lo largo de mis tantos años. Espero que este testimonio que siempre tuve ganas
de contar pero nunca había tenido la oportunidad ni el lugar para hacerlo sirva
para que otros pueda entregar el suyo. Dejo de igual forma mi correo porque me
gustaría tener contacto con otras personas e intercambiar ideas, pensamientos,
etc. Un saludo desde argentina...


RUBEN (POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO)




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 4
Media de votos: 9.00


Relato: Mediodia con mi abuelo
Leida: 39386veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados































Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


padre e hija xxme follo a mi tia borracharelatos con mamaporno con chicosporno de madres solterasporno con enanosRelato como le meti la verga a mi hermana y coge sabrosodesvirgacion analárabe pornorelato porno de la pequeña kendrita 3 partevideos porno trios familiaresmonjas pornmisrelatosporno.com de guatemalarelatos maduras con jovenesñorno gratisrelatos muy cachondosporn perroporno español zorrasmorbo cornudaporno con juegosporno negritascaballeros del zodiaco xxxporno con animaledsexo despedidas solterasmachos peludos gaysme follo a mi cunadaabuela se folla nietomonjas jodiendoporno mamáfollando entre viejoslesbianas chupandose el coñotravestis con botas altasmadres solteras follandotrios bisex pornofollando desconocidosWww.relatoviolada.bagabundos.comcasadas españolas pornovideos pornos guarrosporno hombres mayoresabuelas con coños peludosmarqueze.net relatosvideos de cuentos eroticossexo ancianasfollada relatoputa tragando semenmarido cornudo pornoviolada dormidaincestos madres e hijasvecinas putasrelatos eroticos incestuososleggins pornorelatos erotico filialDurmiendo con la tia naty RELATOS ERÖTICOSsexo gay abuelosaduras calientesfotos eroticas lesbicasporno chicos gayrelatos hospitalariosrelatomi mujer se aguanto por elculo una hermsa vergaaduras calientesrelatos eroticos veranoeroticos donostirelato erotico transexualfalsos castings pornopoeno gay gratisrelatos gratis de incestosrelatos sexo con fotoshijo espera a que se vaya tu padre para sobarme el culo relato eroticochocho y tetasRelatos Eroticos tienes una pichota miamor